La Tripulacion

Saga y Cecilia se conocieron en Rosario, Argentina. Saga recién llegaba de dar la vuelta al mundo en un barco de 43’ y con su espíritu aventurero cautivo a Cecilia. Juntos decidieron partir al Mediterráneo para trabajar a bordo de veleros y así hacer de su pasión su trabajo.

En el 2004 llego Inés, en el 2005 Martín y en el 2008 Tomas.

Y en el 2010 llego el Express Crusader. Nuestro sexto integrante de la familia, dispuesto a llevarnos a recorrer el mundo, descubrir cosas en familia y sobre todo descubrirnos nosotros. Y como toda singladura, abiertos a disfrutar lo que toque.

domingo, 30 de diciembre de 2012

Bryson


Quería alquilar un coche. Acá sin coche no vas a ningún lado. Las agencias "oficiales" son carísimas así que me dediqué a ver que otras opciones había. Una amiga me contactó con Mr Bryson. Me dio su celular, mi amiga.
Lo llamé, al hablar pensé que había mala cobertura y por eso no le entendía nada. Quedamos en encontrarnos al lado del cementerio. Sí, eso.
Como soy medio cagona, le pedí a Saga que me acompañara y después de hacer malabares para poder escaparse del trabajo un rato, nos fuimos los dos a la capital.
Bryson me había dicho poco. Después de dar vueltas, cosa que se hace potencialmente peligroso cuando se maneja del lado derecho, con el volante donde iría el acompañante, paramos a preguntarle a un policía. Acá son todos primos, claro, son cuatro y están todos relacionados. El poli me dijo que si buscaba a Bryson el carpintero?
Ahí tendría que haber ya sospechad algo más. Bryson el carpintero? Como el precio del alquiler era tan barato intuí que muy legal no podía ser así que le dije al poli que sí, que buscaba al carpintero, no iba a quedarme sin mi chollo, por bocona.
Efectivamente, Bryson tiene una carpintería y entre silla y silla también arma autos. Lo rodeaban trozos de madera, latas de cola a medio usar, bancos de carpintero Y ruedas, palanca de cambios, radios, ventanas de coches y un largo etc. Me preguntó qué coche quería, bueno, eso creo yo porque no le entendía ni jota. Saga, que a diferencia mía que me chupé 14 años de escuela bilingüe, aprendió su inglés en la calle, sí que le entendía. Y entre ellos combinaron que me armarían un coche como yo lo quería: 4x4 y palanca automática (no da para estar dandole manotazos a la puerta hasta que te acostumbrás a que los cambios están del lado izquierdo). Mientras, me dejaría otro auto.
Fuimos a buscar ese otro auto y me hizo pasar a la "oficina". Saga vio que ya no tenía nada que hacer y me dejó ahí, con el carpintero rent-a-car. La oficina era un cubículo de vidrio patinado por los años, empapelado por millones de números. Pensé de lejos que era un papel pero eran números de teléfonos escritos en las paredes.
Me buscó una silla, de las que tienen un plástico permanente por encima, y me acomodó entre dos pilas de papeles. Un cuadradito de nada quedaba libre sobre el escritorio y llegué a leer una tarjeta de Repuestos para Camiones de Puerto Rico. Así que también trapichea con camiones?
Rellenamos un par de papeles, que deben haber tardado lo mismo que yo en subir al auto para perderse,  y cuando me estaba yendo le pregunto qué papel debía mostrarle a la policía por si me paraban. Se rió, se rió muy fuerte y me dijo "La policía no te va a parar"
Glup.

Home Sweet Home and Homeschooling


Esta es nuestra nueva casa y nuestra nueva escuela.
Cuando llegué fui a averiguar a la escuela y, si bien no iba muy convencida, me terminaron ellos de convencer.
No me gusta ser radical, trato de no serlo. Pero ciertas formas en las escuelas, ciertas palabras, me hacen recular. Y eso que yo vengo de una experiencia escolar re linda.
Por lo pronto, seguimos estudiando en casa.
Tendríamos que leer la Cabaña del Tío Tom, no?


Caballos


- "Martín: ¿cerraste el portón?"
- "Sí, mamá"
- "Segurooooo???"

Cosas que pasan por dejar el portón abierto. Estaba lavando los platos y veo pasar un caballo por delante de la cocina.
Los chicos le dieron de comer y beber durante tres horas.
Se fueron taaaan felices

Primeros días en Antigua

Desde l 13 que no escribo nada. No por falta de temas sino de organización.
Llegar a un lugar nuevo es un baño de adrenalina enorme. La aclimatación, la gente nueva, la casa nueva. Viajar en barco es mucho más fácil, viajar así conlleva tener que acarrear miles de cosas. Los grandes hemos digitalizado nuestras vidas sin darnos cuenta y ahora con nuestro portátil, nuestro móvil y nuestro e-book no nos falta llevar nada más. mis hijos lo tienen un poco mas complicado: la caja de legos, el armario de vestidos de la Barbies, la pelota de fútbol. Mi mamá seguramente se compraría toallas nuevas en cada lugar, le debe dar asco pensar en secarse la cara con lo mismo que un extraño se secó el culo, no sé. Yo, en cambio, viajo con mis cuchillos, deformación profesional mal, ahora le he agregado cacerolas y sartenes, voy peor. Pero cuando uno llega a un lugar y ve todas las posibilidades gastronómicas diferentes y no tiene los utensilios básicos es como si a Maradona le cortasen las piernas, salvando distancias y profesiones, claro.
Antigua es naturaleza pura. No se cultiva nada pero eso tiene como ventaja que está llena de bichos. Muchos bichos. Mis hijos están un poco en estado de shock todavía. Europa es tan aséptica y los barcos están lejos de tierra por lo que nunca me había dado cuenta el poco contacto con bichos que habían tenido. Claro que en Barcelona hay mosquitos, hormigas, arañas pero acá es como todo mas a lo bestia. Y si no estás acostumbrado puede resultar apabullante. "O te aclimatas o te matas", me dijo un paisano los otros días.

jueves, 13 de diciembre de 2012

Encrucijada

"Dos instituciones controlan a día de hoy la vida de nuestros hijos:
la televisión y la escuela, por este orden. Ambos reducen el mundo
real de sabiduría, fortaleza, templanza y justicia haciauna abstracción sin final y sin frenos." (John Taylor Gatto)


La encrucijada viene porque al llegar a Antigua estamos pensando en que los chicos vayan al cole, por dos motivos. Para abrirles el panorama que hoy por hoy se reduce a ellos tres y para que vivan una especie de Full Inmersion del inglés. 
Todavía no estoy muy convencida.
Martín dice que él sí que quiere ir a la escuela, a la escuela de Optimist!
Inés dice que quiere ir porque hay clase de baile y canto.
Y Tomás dice que en vez de hacer cole en casa quiere ir a jugar con otros nenes.
Ya iré relantando cómo acontece esta nueva aventura

martes, 11 de diciembre de 2012

Cruce Atlántico 2012 - Tenerife Antigua


El cruce transcurre tranquilo, sin demasiado viento pero esto no preocupa en lo más mínimo en un barco así. Viajamos continuamente a motor, los motores se encendieron en Tenerife y no se apagarán hasta llegar a Antigua.
Las comparaciones son inevitables. Cuando veo (desde arriba) el tamaño de las olas y no hay viento pienso en el Express Crusader, o en otros barcos chicos que andarán cruzando y en lo movido que estaría, lo incómodo, la cantidad de incertidumbres (¿cuándo volverá el viento, la ola aumentará de tamaño o bajará, cuándo?) y acá la única incertidumbre es si internet estará lento o rápido hoy. Y el único contratiempo es que el cocinero le erró con la provista y no hay mas fruta…ops, se me escapó.
A mitad del Atlántico hicimos el bautismo a todos lo que cruzaban por primera vez. Apareció Neptuno y les hizo hacer unas pruebas para ver si eran dignos de cruzar sus aguas. Y como “premio” se nos permitió a todos una lata de cerveza.
Los chicos están en una especie de Disneyland de comida. En cada armario hay patatas fritas, chocolates, galletas, etc. Los primeros días me la pasé persiguiéndolos para que no coman y ahora decidimos dejarlos que se den cuenta solos que les hace mal. Los dolores de panza ya se hicieron notar. Inés fue la primera en aflojar, después Martín y todavía queda Tomás que se esconde debajo de las mesas con un bote enorme de chocolatinas. Calculo que está directamente relacionado con la edad entonces. Tomás llora del dolor de panza y cuando se le pasa vuelve a atacar las galletas, la Coca-cola. Viendo que solo no iba a parar nunca tuve que ponerle un poco el freno. El no va mas fue una noche que se levantó a tomar agua y lo escuché caminando al crewmess y abriendo el armario de los chocolates, a las 4 de la mañana!!
Si bien el barco parece un hotel no deja de recordarte que es un barco y tiene como contrapartida que está menos amarinado, por ejemplo: las camas son tan anchas que por las noches el barco mientras va rolando uno se pasea por todo lo ancho como uno de esos frankfurts en los rodillos calientes. En los barcos mas chicos, como las camas son más estrechas uno se trinca contra un rincón y ahí se queda. Que se mueva el barco no más que de ahí no salís. 
Inés está más grande. A la hora de la comida, vamos haciendo turnos para comer y ella siempre se escabulle para comer con parte de la tripulación y no con nosotros. La ves que entabla conversaciones, se hace la grande, a mi me da una risa! 
Con todas las nacionalidades que hay a bordo las vísperas de Navidad son de lo mas variadas. Hay un chico que es británico y allá le dan mucha importancia a las tarjetas de Navidad y como estamos en el medio del mar, hizo una para nosotros toda hecha a mano, troquelada, pintada, pegada, una obra de arte, y se la hizo firmar a todos los tripulantes para nosotros, todo un detalle. También hay 3 argentinos, mis hijos y un italiano así que también cargamos unos cuantos pan dulce que ya empezamos a atacar, no sea que con la humedad caribeña se estropeen...
Los días están mejorando de a poco, está semi nublado, típico de los alisios, jaaa habló la experta! El calorcito ya se hace sentir y Saga decidió hacer el cambio horario de una vez cuando lleguemos así que ahora tenemos unas horas solares super extrañas. Hoy amaneció a las 10 de la mañana y son las 10 de la noche y los chicos no se quieren ir a dormir porque todavía es de día. En cuanto lleguemos pasaremos a vivir 4 horas para atrás. Calculamos llegar el 14 a las 14 hs que serían las 10 hora local. 
¿Un poco a destiempo para la primera piña colada?  

domingo, 2 de diciembre de 2012

Tenerife



Bueno, capaz que algún día me pongo las pilas y me dedico a compaginar la forma en que salen las fotos y el texto, por ahora sale así. Qué sé yo...
Salimos a dar una vuelta por la isla de Tenerife, previo paso por Decathlon para compar máscaras de buceo, tablas, etc. La isla es tan variada que en la misma superficie vendían trajes de baño y ropa de sky.
De 20 ºC pasamos a 2 ºC a los 3000 m de altura del volcán Teide, la montaña más alta de España, como dicen los chicos.
El camino es hermoso, curzamos un bosque de eucaliptos en medio de las nubes y media hora después estábamos disfrutando de un sol radiante en la cima de la montaña. El cablecarril que sube al cráter estaba cerrado por viento pero caminamos por los alrededores y las vistas son espectaculares.
Los chicos se habían traído sus walkies talkies y me pidieron que les vaya relatando el paseo con los walkies como una guía turística. Me encanta porque cuando estamos paseando por ahí ven algo y dicen cosas como "Buf, eso es para turistas", como si nosotros fuésemos locales todo el tiempo! Así que cumplimos su deseo de ser auténticos turistas por un rato y les fui contando lo que íbamos viendo, la mitad al tanteo, tratando de recuperar conocimientos de volcanes y piedras basálticas.
Cuando volvimos a Santa Cruz nos fuimos con Inés a comprar unas telas para hacerse disfraces y como aquí el carnaval es muy importante en las tiendas había miles de telas con todos los brillos imaginables, Inés estaba en el paraíso. Recorría todos los rincones, revolvía, volvía  terminó eligiendo las tres telas menos modestas, por supuesto.
Al volver al barco, las chicas de la tripulación estaban decorando el crewmess para Navidad así que los chicos nuestros se pusieron manos a la obra también. Cada uno tiene su media e Inés se dedicó a envolver un regalito para cada uno. También hizo la estrella para el árbol.
Por la noche Saga les dio libre a todos y nos quedamos nosotros, como en casa. Viviendo con 14 personas todo el día, estar solo los cinco se hace desértico el barco.







jueves, 29 de noviembre de 2012

De Gibraltar a Tenerife


El capi en acción

En el puerto de Santa Cruz de Tenerife
Con el Auditorio de Calatrava detrás
La travesía fue muy tranquila, viento de popa de 20 nudos y ola también de popa/aleta. Una maravilla. 
Las olas eran grandes, atlánticas, pero ahora las vemos desde arriba y parecen chiquitas! Todo es cuestión de perspectiva. Un par de días estuvo rolando bastante, pensaba en el chiste de "Vino Rolando con nosotros", esta vez también vino "Moco", todos enfermos, mocos, tos, dolor de panza, etc. Esas famosas "pasas", como dicen en España, que todavía no me aclaro lo que son. El asunto es que hubo un concierto de toses al compás de las olas durante todo el trayecto. Esta vez ni Saga se salvó, que no se enferma nunca.
Internet se cortó a mitad camino y todos estaban nerviosos...como digo, es cuestión de perspectiva.
Llegamos el jueves por la mañana y qué lindo volver a escuchar el español, y con acento latino, mejor!
La isla parece muy verde y muy diversa, vamos a tratar de ir hasta el volcán mañana.

lunes, 26 de noviembre de 2012

Gibraltar o Non Terrae Plus Ultra

Amarramos (dijo el mosquito, ni un cabo toqué!) en el puerto comercial de Gibraltar. Uno de esos No Lugares. O mejor uno de esos lugares para hacer lo que se hace en esos No Lugares: cargar combustible, comprar Tax Free y abrir cuentas en paraísos fiscales. Entre toda la tripulación creo que las hicimos todas.
Cargamos combustible durante horas...ja, me acuerdo la primera vez que cargamos con el Express Crusader que puse la manguera y me fui y Saga me preguntó dónde me iba? Claro, acostumbrada a los barcos grandes, donde el trámite del combustible tarda horas, yo puse la manguera y me iba!
Esa noche vino, a domicilio, el del maletín negro. Un sujeto que traía formularios varios para rellenar para abrir cuentas bancarias, un banquero a domicilio!


Al otro día nos fuimos a ver los monos. Viven sueltos por la cima del peñón y son profesionales en buscar en las mochilas de los turistas cualquier trozo de comida por lo que hay que estar prendido al bolso como a tu vida. Nosotros fuimos sin nada, previo aviso, y vimos intentos de robo (por parte de los simios, cabe aclarar) cada diez minutos. Era muy cómico.

Después visitamos una cueva con estalactitas y estalagmitas y unos túneles que cavaron los soldados británicos en el 1700 cuando conquistaron definitivamente el peñón.No me quiero enroscar porque la cosa no termina bien, solo decir que qué ganas de meterse en tierras ajenas...
Y acá les dejo una memoria a los pilares de Hércules, esas dos torres que indicaban la separación entre el mundo conocido (el Mediterráneo) y el desconocido. Non Plus Ultra. Una especie de flechita que decía para allá no que no se sabe qué hay.


Y para allá vamos nosotros, ahora con rumbo conocido. Y con una sensación de llevar el Express Crusader a bordo también. Él viaja con nosotros. Eso seguro.
The spirit is In The House.

sábado, 24 de noviembre de 2012

Aurevoire Niza

Caminando hacia el barco (se ven los palos allá abajo, y las patas flacas de Inés)
Bueno, desarmamos el piso de Niza, cargamos todo en la furgo y apa! Arriba del barco!
El cocinero a último momento perdió su avión desde USA x lo que salió el plan B a pista, eso es YO de cocinera. Aterricé en el barco y me esperaba acomodar una provista como las del Express Crusader pero x 5. Jaaa, con lo que me gusta a mí estibar la compra!
La cocina ya ordenada

Los bolsos quedaron relegados a segundo plano, al igual que los chicos. Ellos se instalaron en su camarote, equipado con DVD, iPad, videoteca con miles de pelis, enchufes con 220V TODO el rato... y, para ellos fue como entrar en Disney World.
Mientras yo dale que te pego en la cocina y Saga ultimando todo para zarpar.
Salimos en Miércoles al mediodía rumbo Gibraltar. El mar, una plancha, el barco a 12 nudos. Cocinero a bordo. Qué más se puede pedir?
La travesía fue una seda. Dormimos, comimos como reyes y los chicos se divierten y aprenden inglés a tope. También estamos haciendo más horas de cole que nunca. Tengo tooodo el día! Ni cocino, ni lavo, ni limpio. Solo juego con los chicos, hacemos cole y le preparo unos mates al capitán, ja! Qué vidurria! Aunque la felicidad no es completa, tenemos un abastecimiento bastante limitado de yerba, estamos cruzando los dedos para que en Canarias podamos conseguir. Tenerife, Tenerife!! Si no es ahí estamos en el horno porque en Antigua no hay muchos argentinos. Preparensé familiares y amigos a cargar con kilos de oro verde!
Gibraltar a la vista! Veo los monos!

domingo, 18 de noviembre de 2012




















Era día de Halloween y la tripulación del barco había organizado una barbacoa en tierra.
Martín y Tomás jugaban por ahí hasta que sentí un ruido de algo que se caía. Eran unas vigas doble T enormes que estaban apiladas sobre un caballete y se cayeron encima de Martín. Lo escuché gritar a Martín y pensé "Bueno, grita, buen signo" y después ví que se había cortado pero me quedé tranquila porque solo era unos cortes. Volamos para el Hospital más cercano, que era el de Monaco. Mi hijo se rompe la cabeza pero con estilo. EL hospital es del primer mundo. Nos atendieron enseguida y lo trataron de maravilla.
Le pusieron 14 puntos y nos pidieron que en una semana volvamos.
Así que a la semana, con mas ganas de pasear, volvimos a Monaco. Esta vez fuimos en tren, los chicos y yo.
No me dejo de sorprender de lo que es Monaco. Los chicos estaban encantados mirando las Ferraris pasar. Inés se paró en un puesto de flores donde iban descartando rosas por no estar perfectas y las iban tirando al suelo, ella pidió permiso y se las llevó y nos decoró la mesa de la cena con un hermoso ramo de rosas y hortensias.
Digamos que van sobrados de todo. El Príncipe Alberto tiene así como una obsesión por la ecología, en el puerto tiene un sistema complicadísimo de filtrado del agua y tienen el agua más limpia de los puertos del Mediterráneo. Y desde la cumbre de la roca que es Mónaco miraba para abajo y pensaba cuánta culpa tienen que lavar. No les alcanza con los filtros.




jueves, 15 de noviembre de 2012

Homeschooling


Mi estilo pedagógico es un mix de los Wild, Montessori, Waldorf y "HACELO YA, por que lo digo yo y se acabó!!"

lunes, 12 de noviembre de 2012

Nice so Nice


Gracias a la amiga de un amigo conseguimos este piso en Niza para pasar las semanas antes de zarpar para el Caribe.
Solo tengo 3 palabras: Gracias Gracias Gracias
El piso está en el barrio de Cimiez, un barrio en la parte alta de la ciudad, donde vivió Matisse, por ejemplo. Donde veraneaba la Reina de Inglaterra por ejemplo.
Cuesta abajo el Museo Marc Chagal, cuesta arriba el de Matisse y unas ruinas Greco-romanas, para el costado el Monasterio de Cimiez, un antiguo Monasterio franciscano, con unos jardines espectaculares y donde está enterrado Matisse.
El piso tiene metros y metros para disfrutar y muchísima luz. Estamos super contentos!!


 





De 53 pies a 53 metros

Así se veía nuestro barco el jueves pasado cuando lo despedí. Nuestras vidas están llenas de despedidas y ésta ha sido una de las más duras. Nuestro barco se va para Barcelona, ahí un amigo lo hibernará hasta nuestra próxima etapa de Express Crusader.
Ahora Saga empieza un nuevo trabajo a bordo de un barco enorme, de 50 metros y nosotros nos vamos con él. Vamos para Niza y de ahí zarparemos rumbo a Antigua, en el Caribe.
Me encanta la idea de vivir una temporada en el Caribe de nuevo. De todas las opciones que barajábamos, ésta era una que ni soñábamos.
Los chicos se tendrán que acostumbrar a no tocar nada a Bordo! El barco está recién restaurado, inmaculado, todo blanco, beige. Ideal para niños salvajes...
Que Dios nos perdone...

A Nuestro Estilo

Adios Express Crusader, esperamos verte muy pronto!
Lo teníamos todo planeado.
Mi mamá venía un mes a visitarnos a Mallorca, pasaba una semana y después venía mi tía a visitarnos otros 5 días. El tiempo pintaba lindo así que pensábamos volver a Formentera y disfrutar de los últimos rayos de sol.
Pero las cosas giraron en 24 hs.
Saga aceptó un trabajo a bordo de un barco donde le permiten viajar con su familia así que eso nos deja ahorrar un poco y, seguir viajando.
Saga se fue a Francia el 15 de octubre y y yo alquilé el mismo piso que tenía mi mamá en Palma para esperar a mi tía y pasar con ella esos 5 días que tenía planeados hacía un año.
La decisión fue durísima. Dejar el Express Crusader atrás y embarcarse en otro barco. Hacer maletas, elegir qué llevar y qué dejar. Me acuerdo de ese post donde hablaba de nuestros objetos personales y de cuan apegados estábamos, y sí, ahora lo siento mas que nunca. Veo los bolsos que llevamos y cruzo los dedos para que tenga todo lo que necesitamos. Realmente tenemos todo lo que necesitamos. Nosotros.
A ver si me entra.

Me preocupo por los chicos, que van y vienen, que un día están acá y otro allá. Tomás me dice "Mamá, ahora dónde vamos?" Pero la única que se preocupa soy yo. Los chicos solo necesitan verte contenta. Ja, qué fácil!
Yo ya me veía pasando el invierno en Palma, como en los viejos tiempos, disfrutando de las excursiones al campo. Y ahora estamos rodeados de bolsos con un pie en el avión, el Express Crusader en Barcelona y el Caribe por delante. Pero esta vez en vez de un barco de 50 pies será un barco de 50 metros.
Martín me dijo: "Es mi sueño hecho realidad!!"
A veces tenemos que escuchar mas a los chicos que a nosotros mismos.

jueves, 18 de octubre de 2012

Les Voiles de Sant Tropes












Bueno, así me fui a trabajar a St Tropez.
Saga se quedó con mi mamá y los chicos en Mallorca y yo me fui a trabajar a Les Voiles de Sant Tropez.
Llegué hecha un estropajo, conjuntivitis, anginas, etc. Me esperaba una tripulación de 26 personas que luego de navegar todo el día volvían con un hambre de caballo!
Nunca había cocinado para tanta gente. Me ayudaba una chica italiana, Anna, una maquina de trabajar. Preparábamos el desayuno y los sandwiches para el mediodía, y por la tarde comenzábamos la cena. Sobre las 8 había que ir a buscar a los invitados a la Place de Lise y convencerlos de que era hora de volver a la casa. Tarea difícil. Por empezar, había que dejar el minibus muy mal estacionado en medio de la plaza mas concurrida de St Tropez y segundo, acarrear 8 hombres de 2x2 metros (alto y ancho) hasta la traffic y solucionar problemas como ¨"Se me perdió el móvil", "No encuentro las gafas", "Perdí la billetera", etc. Era como Bariloche 90 pero con una Visa Platinium y una American Express sin límite de gastos...
La cocina sobre las 8.30 se convertía en una pasarela de dos tipos: la tripulación profesional merodeaba en busca de comida y los invitados en busca de problemas! A mí me tiraban mis infusiones y me traían copas de vino...así las cosas.
Sobre las 8.40 me entraba la paranoia de que no había hecho suficiente comida, ver tanta gente y de semejantes tamaños intimida!
Y a las 10 de la noche las fieras estaban ya alimentadas. Ahí es cuando disfrutaba de mi copa de rosé...












martes, 11 de septiembre de 2012

Nos vamos a gateras


El Express Crusader se va a la gatera.
Estamos navegando rumbo a Mallorca y ahí vendrá mi mama a visitarnos un mes. El barco irá a Puerto, algo a lo que estamos nada acostumbrados pero ahora es necesario. Mi mama es lo menos propensa a un barco que he conocido. Lo suyo es un piso y estar cerca del centro. Así que allá vamos. Haremos uso y abuso del lavarropas, esa cosa que da vueltas y por arte de magia te devuelve la ropa apestosa y húmeda de sal con un rico olorcito a limpio.
Al estar a bordo, y no bañarnos tanto, por no decir nunca, el olfato se refina, se limpia de perfumes por así decirlo y cuando bajamos a la playa y pasa la gente caminando se le siente el olor del jabón o el shampoo. Es raro.
Pondremos una pausa en el viaje. Estaremos un mes sin navegar, al menos que convenzamos a mi mama a salir a alguna playa, la esperanza siempre está.
Y disfrutaremos de mi mama, abuela de mis hijos, esa persona con la que luché tanto tiempo por mi libertad y que ahora me doy cuenta que me ayudó a hechar raíces en este mundo, que sino hubiese salido volando.

La foto que nunca saqué


Ya caía el atardecer en Cala Saona. Habíamos ido con los chicos al costado de la playa, junto a unas rocas, donde ellos pescan y nosotros disfrutamos de un poco de soledad. Es un rinconcito donde se juntan unos cuantos nudistas y nosotros, con todos nuestros trajes de baño. Está bueno porque siempre hay alguno tocando la guitarra, haciendo una meditación, tiene onda el lugar. Si bien Formentera da mucho para tragarse un pedo místico, es indudable que rebosa energía.
A lo que iba. Cuando atardecía estábamos de Nuevo en la playa y habíamos llevado la tabla de surf para que los chicos jueguen, a veces la llevamos a remolque con el dinguie y ellos van arriba haciendo payasadas.
Martín se fue al agua con la tabla y el cielo se empezó a poner de ese color rojo fosforito y con las mini olas Martín empezó a surfearlas y a remar mar adentro. Desde donde estábamos sentados nosotros, remaba en dirección al sol lo que hacía la foto insuperable.
Fue una de esas fotos que nunca sacaste pero que te quedan grabadas en la memoria para siempre. Le decía a Saga, que despotricaba por no haber tenido la cámara, que menos mal que no sacamos la foto porque así lo recordaremos mucho más. Nos pasa que cuando sacamos la foto la guardamos en el disco duro y no en nuestra memoria. Esta vez es diferente.

Raones en Formentera


Nos despertamos bien temprano, para nosotros se entiende, tipo 9. Desayunamos bien, como corresponde a todo buen pescador que se precie y esperamos que apareciera nuestro amigo Jesús. El de la cruz no, un amigo que es local de Formentera, no hay muchos, este es uno. Tiene una tienda de ropa, muy recomendable. Se llama Costa Formentera.
Al rato apareció por Cala Saona con su lancha de 200 HP, los chicos estaban contentísimos, acostumbrados a ir a dos por hora en nuestro dinghie, subirse a una lancha rápida es tocar el cielo.
Navegamos muy poquito, solo salir de Cala Saona hay un banco de Raones (no se lo cuenten a nadie!). Los Raones son unos pescaditos multicolor, deliciosos. Tienen una veda que dura todo el verano hasta el 1 de Septiembre cuando todos los fanas se tiran de cabeza al mar para pescarlos.
Y ahí estábamos nosotros. Se pesca con un anzuelo muy pequeño y con un trocito de gamba, si son muy finos los bichos.
Preparamos todos los anzulos, carnadas, apagamos motor y tiramos al agua. Al segundo Martín grita que había pescado, al segundo. Levantó la caña, que tiene 3 anzuelos y en los 3 había pescado.
Pasamos la mañana en la barca, demás está decir que yo no pesqué ni uno, soy un queso declarado. Pero nos volvimos a nuestro barco y con algunos pescaditos que juntamos preparé un fumet e hice un arroz que estaba de muerte junto con los pescaditos hechos vuelta y vuelta en aceite muy caliente, como manda la tradición.
Comer pescado recién sacado es uno de los placeres de esta vida, para qué negarlo. Matar bichos no es lo mío, será que comerlos sí.

miércoles, 5 de septiembre de 2012

Y qué más?

Me dió mucha risa leer un comentario en la nota de rosario3 que eramos unos caretas. No sé cuál sería la definición exacta pero si ser careta es llevar la vida que llevo, perfecto. Quiero seguir siendo una careta bárbara y cada día perfeccionaré el estilo.
Mucha gente piensa que para ser feliz tiene que hacer un cambio radical en su vida. Nosotros sin lugar a dudas lo hemos hecho pero solo para descubrir que la felicidad está siempre presente, en todo estilo de vida. No hace falta nada, solo descubrirlo. Claro que desenterrar ese conocimiento muchas veces lleva tiempo, esfuerzo y, por qué no, un cambio radical pero no nos engañemos. A bordo no siempre es un eden , hay días chungos como en cualquier parte del planeta. La diferencia está en verlo desde otro punto de vista y seguir aprendiendo. En mi caso, a ser careta.Ja!

Mercadillo Ambulante

Los otros días fuimos con los chicos a Es Pujol, un pueblo de Formentera donde hay una feria hippie o mercadillo. Inés se recorrió cada puesto, prestando atención a todo.
Por supuesto, mi histeria de madre me decía que le tenía que repetir a cada rato No toques, no molestes pero me controlé y la dejé sola. SOLA. Le pedí que cuando terminara volviera a la pizzería donde estábamos cenando. Claro que mis nervios subían y bajaban a la par que Saga trataba de calmarme, largarle las riendas a los hijos cuesta, ahhh
Volvió rozagante después de casi una hora, se hizo amiga de todos los vendedores y obtuvo información de todos los puestos. Al llegar al barco era tarde pero quizo quedarse despierta. Sacó marcadores, tijeras, cartones y pensé que estaba haciendo pulseras para vender. A veces se ponen a vender puleras y collares en las playas. Pero no, estaba produciendo un EXPOSITOR. Copió el modelo de la feria para colgar todos los collares con alfileres y que se vean bien. Forró un cartón (con un pareo miro, ehhhh...) y al otro día se fue a la playa con todas las pilas puestas.
Vendió todas las cosas. Todas. A un euro cada una. Volvió con 18 euros...Y mas feliz que un pepino!

martes, 4 de septiembre de 2012

Solo quedamos unos pocos



El verano estuvo buenísimo, mar calma, poco viento, justo lo que deseábamos en el medio del Atlántico cuando soplaban 40 nudos. Y ahora viene lo mejor, la gente ya se va para su casa, después de las vacaciones no queda nadie en las playas pero el agua sigue estando caliente asi que esto se transforma en un verdadero paraíso. Pocas playas que conozco son tan lindas como las de Formentera. El agua tiene un color turquesa que encandila, es transparente como una pileta, el cielo es azul profundo y los atardeceres son espectaculares. Bueno, siempre y cuando no se ponga otro barco justo delante como nos pasó los otros días. Por la mañana empezamos a hacer gimnasia, los chicos aprendieron de su prima el saludo al sol y todos disfrutamos del yoga. Para los chicos, la parte de yoga dura unos minutos y despues se transforma en lucha y karate, nosotros tratamos de seguir un poco mas!

lunes, 3 de septiembre de 2012

En la prensa

Nos hicieron una nota en Rosario3!! http://www.rosario3.com/noticias/noticias.aspx?idNot=116565&Contra-viento-y-marea:-una-familia-rosarina-vive-en-un-velero

lunes, 13 de agosto de 2012

Orsai Total

Érase una tarde rosarina en casa de mi amiga Perica cuando charlando entre mate y mate me contó de la existencia de Orsai y Casciari. Todavía me acuerdo del grito de mi otra amiga presente Shili " Vivís en España y no leíste "España deci alpiste"? La nro uno no había salido y al volver a casa, en España, llame a la pizzería para preguntar si se podia comprar la revista in situ. Muy amablemente me dijeron que si, cuando inaugurara. Espere y el fin de semana que inauguro la pizzería en Sant Celoni agarre el auto y los tres chicos, mapa de Google impreso con la ubicación y me fui a recorrer los 80 km tan contenta, yo pensando en mi revista y los chicos en la pizza. Sant Celoni los fines de semana es un lugar sin sitio para dejar el auto. Hacia mucho frío, ya era de noche. Arrastre a los chicos con la promesa de una buena pizza y cuando llegamos me pidieron que esperara un ratito que todavía no abrían. Bueno, todo sea por la literatura, pensaba. Abrieron, yo corrí pidiendo la revista antes que nada y la chica, creo que se llamaba Mercedes, me invito a pedir. Fue ahí que caí que era Pizza Per Emportar... Lo veía a Comequechu transpirando en pleno invierno y el teléfono no paraba de sonar. Pedido tras pedido llego el mío. Los chicos estaban re-ven-ta-dos. Jugaban a tirar las camperas por el aire y me reprochaban que les había prometido cenar en una pizzería argentina; a mi ya no me importaba nada. Solo pensaba en llevarme las pizzas, claro ya tenía la revista, y que los chicos las comieran por el camino. Cuando llegan las pizzas pido una bolsa, un piolin, algo, para que no se me desparramen por la calle. Caminar con tres niños por la calle no es fácil y menos con una torre de pizzas. Le puse toda la onda y arrié la prole hasta el auto. Abro el coche, abrocho los cinturones, abro la pizza y... NO ESTABA CORTADA!!! Pero bueno, mis hijos algún día entenderán. Cuento esto porque cuando arrancamos a navegar pensé que me quedaría sin Orsai pero pude descargar en el viaje algún ejemplar por Amazons, algún otro en PDF pero las baterías de las compus de acaban y las usamos para tantas cosas. Ayer abrí la pagina de Orsai y leí lo que escribió Enrique Symns: "El asesinato de la infancia se comete en los colegios y los maestros y profesores son los especialistas en cometer ese crimen" y dice: " La adultez fue una ropa que me pusieron como si fuera un presidiario; nunca dejas de ser niño, te obligan a dejar de serlo". Bueno, este tipo de cosas valen la pena leerlas "comme il faut". Así que me aventuro a suscribirme, espero poder ir recolectando las revistas como sea! Estoy re contenta. Cuando zarpamos les escribí a Hernán y Chiri diciendoles que la revista se iba con nosotros (yo la descargaba por Amazon) pero ahora va a juntarse con esa Numero 1 que ya tiene olor a mar y Diezmil millas náuticas . Sin dudas la mas viajada!

martes, 24 de julio de 2012

24 de Julio


Bueno, si tuviese que escribir un diario, cosa que no hice ni en plena adolescencia, empezaría el día de hoy así:
Nos despertamos sobre las 9.30hs, claro estamos en vacaciones, no? A bordo está la hija de una amiga que su marido también es capitán de Yates y está trabajando y ella también trabaja y se quedó sin canguro por lo que de sus dos hijas nos entregó en custodia una, por tiempo no definido. Nuestros hijos felices de tener una amiga con quien jugar y se van turnando para pelearse, ahora de a cuatro. Compartir enriquece. Compartir enriquece. Compartir enriquece.
Desayunamos opíparamente, siguiendo nuestras costumbres religiosas de comer hasta no dar mas y cuando estábamos terminando vino un señor en una lancha a pedirnos que nos movamos, estamos fondeados cerca del Arenal, en una cala llamada Cala Blava, pensando que en dos días me tenía que tomar un avión pero ahora no sé… Este señor nos pidió que moviéramos el barco lejos de unas boyas que han puesto, según el Gobierno Balear han puesto las boyas para preservar la poseidonea, un alga. Yo no creo mucho en los Reyes Magos y me gustaría saber si no hay algún chanchuyo económico por detrás. Con el ancla sí se rompen las algas pero estas proliferan desmedidamente. Los peces no y a los grandes pesqueros no les prohíben nada. De nada. Pero bueno. Nos movimos y todo hay que decirlo, el señor fue muy pero que muy amable. Es como que me da la sensación de que hasta les da vergüenza, esa misma sensación me dio el año pasado en Mahon, Menorca cuando nos vinieron a echar, o pedirnos amablemente que nos fuéramos a tomar viento mas lejos.
 Movimos, con mucho cuidado de no tocar ningún alga y nos fuimos a la playa. Ya eran las 12.30. Nos fuimos con el mate, las redes de pesca de los chicos, la tabla de barrenar, el cubo, las toallas, en fin, la mudanza diaria. Los chicos siempre vuelan a las rocas. Se la pasan entre las rocas, buscan peces, escalan. Tomás busca palos y le va diciendo a la gente que es Spiderman y vuelve contento diciéndome que le piden autógrafos.
Al mediodía nuestro, o sea, 4 de la tarde comimos a bordo.
Ahora los chicos juegan entre ellos, Saga lee y yo espero que mi mamá se conecte a Skype, ahí está, chau!

Living La Vida Loca


Hace un montonaso que no escribo, es verdad, mea culpa. Lo cierto es que después de descubrir tantas cosas nuevas estamos ahora en Mallorca, tierra conocida.
Una amiga me insiste en que debería escribir más, que lo que a mi me parece mundano no lo es. Pero no sé si es eso. Pasan tantas cosas igualmente que tendría que tomarme medio día para escribir todo. Y claro, lo tendría que sumar a todas las listas inconclusas.
Nuestra energía últimamente está en encontrar un ritmo mínimo, un ritmo que podamos llevar todos. Tratamos por la mañana de levantarnos, desayunar y trabajar cada uno en lo suyo. Los chicos obviamente necesitan de nosotros para sentarse un rato a escribir, hacer cuentas, etc. Y entre que voy limpiando, Saga haciendo las camas, lavando ropa, etc. vamos haciendo un dictado, atendemos el teléfono de gente que quiere ofrecernos trabajo y no sé cómo vamos esquivando el bulto!
El ritmo lo vamos logrando de a poco, los chicos lo agradecen también. Llega un punto en el que se aburren y nosotros también. Somos grandes defensores del laissez faire pero creo que un mínimo encuadre es beneficioso para todos. Así que dividimos tareas oficialmente. Saga se encarga de guardar las sábanas, sí, desarmamos las camas CADA día porque los chicos usan las camas como lugar de juego y como las sábanas se lavan a mano, se cuidan, se hacen durar. Saga también prepara el desayuno, eso cuando no se hace el distraído pero yo me encargo de quedarme en la cama hasta sentir el olorcito de las tostadas y recién ahí aparezco en escena. Y Saga también lava la ropa. Sí, gente, se vino la revolución femenina. Yo mientras, leo Facebook y esas cosas importantes.  Después de desayunar, o sea, cuando ya me siento algo parecido a un humano, limpio lo del desayuno, arreo la prole a lavase los dientes, etc. y nos sentamos a trabajar un poco. Del resto de las comidas me encargo yo. Y en este barco es bien sabido que SE COME. No hay excusas de falta de espacio o presupuesto.
Y hablando de presupuesto, en unos días me tenía que ir a trabajar una semana y se canceló a último momento. Para este trabajo tenía que viajar con el bolso de mano lleno de caviar, sí beluga. Los clientes lo pidieron y donde está el barco no hay así que me habían pedido que lo llevara yo, con su posterior reembolso. MENOS MAL que no lo compré porque hoy se canceló el trabajo y me tendría que haber comido 700 euros de huevos de pescado, por huevona…
Y me pongo a pensar esto que dice mi amiga de que nuestra vida diaria no es muy ordinaria (como sinónimo de común, entendé? vo?) y creo que al final va a tener razón.

viernes, 13 de julio de 2012

Formentera Love








Formentera tiene los mejores atardeceres que he visto hasta ahora.
Cada día es un espectáculo.
Y también es el disfrutar de aguas tranquilas, esas con las que soñaba en el cruce del Atlántico cuando todo se movía.
Saga, en su definición de navegación de patacho dice que solo navegamos con vientos de entre los 60 y 120 grados, sin grandes esfuerzos.
Navegar de ceñida, como que no. Con el barco torcido onda Casa de Casper, no thank you. Por eso estas navegadas de mar plano, cuando ya solo con la Genoa el barco camina, sin tener que moverse…el barco derechito, silencioso. Sin esfuerzos por parte del barco ni de la tripulación. Si sopla de allá fondeamos acá, si sopla de acá fondeamos allá.
Y a todo este gozo se suma la visita de amigos, las tardes en la playa...
Express Crusader adora Formentera!

jueves, 12 de julio de 2012

Cosas que pasan, Formentera

El barco de Pacha está fondeado al lado nuestro, la música a tope y pasa un catamarán con un tío hablando en italiano. En Illetas la playa explota.
Las chicas con su mejor bikini y los chicos con su mejor depilado.
Los amigos van y vienen, algunos en coche, otros en barco. El Express Crusader está siempre abierto.
En la playa los chicos juegan con las paletas con banderas alemanas que le regalaron unos italianos, detrás nuestro un grupo de rusos tirados en tumbonas con su guardaespaldas de pie, con las manos vendadas por si acaso. Los rusos gritan y toman champagne.
Nosotros nos quedamos hasta el atardecer y disfrutamos de un pic nic con tarta de calabacín, ensalada de patatas y salchichas parrilleras para los chicos.
Y un buen vino blanco para acompañar el calor.

jueves, 5 de julio de 2012

Mallorca

Me re colgué con el blog, otra vez.
Ya puse posts que tenía guardados en la compu desde Mayo, de Azores. Ahora de a poco iré subiendo Rota, Cartagena, Ibiza y Mallorca.
Se hace lo que se puede, siempre lo mejor.

domingo, 1 de julio de 2012

Feliz Cumple!



Cumplimos un año a bordo.
Por momentos el tiempo pasó muy rápido y en otros los minutos eran larguísimos debido a la cantidad de cosas que pasaron.
En éste año hemos aprendido muchísimo. En un balance general tengo que decir que las expectativas están cumplidas por demás.
Cuando comenzamos a navegar sabíamos algunas cosas que queríamos vivir pero estábamos muy abiertos. Y éste año nos ha regalado un montón de sorpresas.
La cabeza nos ha cambiado mucho. Como dije en mi post de la panadera, si volvemos a una vida en tierra estará todo bien y en parte porque nos llevaremos todo lo aprendido a bordo. Y por eso de que el saber no ocupa lugar y que en los barcos hay poco lugar, en vez de recolectar cosas hemos recolectado conocimiento!
Hemos aprendido algo muy importante para nosotros, hemos vivido hace un año y medio sin trabajar, sin ganar dinero en forma constante, viviendo sin saber cuánto tiempo nos alcanzarían los ahorros. Y eso era algo muy importante para nosotros, saber que se puede vivir sin depender del dinero de forma directa. Saber consumir menos, gastar menos y sobre todo necesitar menos.  Saber relajarnos y disfrutar sin saber cuánto duraría.
Y también aprendimos a dejar atrás nuestro ego. Cuando dejamos nuestra casa, nuestros coches, nuestros muebles, nuestras cosas, nos quedó una sensación de libertad enorme. Con el tiempo, a veces pensábamos en las cosas que habíamos dejado pero nos dimos cuenta que es  solo parte del ego, de saber qué Linda casa tienes, qué lindos objetos te rodean, etc. Y con esto no digo que no sea válido, nosotros nos compramos el barco más lindo que encontramos y lo queremos poner más lindo cada día. Es solo la sensación de que lo que uno extraña no es por imprescindible sino por apego.
El LOG del barco marca 9500 millas náuticas, que no es poco. Son millas hechas con amigos, familia. Qué más se puede pedir. Cuando zarpamos pensamos que estaríamos mucho tiempo solos los 5 pero ha sido al revés. Hemos compartido todo el tiempo esta experiencia con amigos que nos han ido viniendo a visitar, a acompañar en travesías largas. Hemos hecho amigos nuevos. Y la familia que nos ha ido siguiendo por todos los rincones. Y también los que nos siguen por el blog han sido una sorpresa inesperada y muy grata. Poder compartir nuestra experiencia con gente que no conocemos y nos alienta y llena de energía.
En éste año la convivencia con los chicos también ha sido alucinante. Verlos crecer minuto a minuto. Las caras de alegría cuando aprenden algo por ellos mismos. Han aprendido a valerse por ellos mismos, resuelven sus cosas solos, se procuran lo que necesitan, saben pedir cuando necesitan ayuda. Eso para nosotros es una satisfacción enorme. Sabemos que es un regalo para toda la vida…(además de la lactancia prolongada, je, je!). Aprendieron a jugar con cualquier cosa, a entretenerse con los medios disponibles. A respetar las playas y lo que ahí vive. Conocieron animales y hábitats muy diversos. Gentes diferentes. Han compartido sus espacios con todos los que han pasado por el barco. Han conocido familias muy distintas a nosotros y aún así disfrutarlas, abrirse a conocer y disfrutar. A saber que no todos somos iguales ni pensamos iguales pero que ellos son lo que son en cualquier lugar y circunstancia. Eso para un chico es muy difícil de entender. También aprendieron a disfrutar el camino, igual que nosotros. Cuando uno viaja comienza el viaje pensando cuándo llegará y a bordo entendimos todos que se disfruta el viaje igual o más que el destino. Disfrutamos el andar, el navegar. El camino.
Los tres hermanos son inseparables. Se cuidan, se quieren, se respetan. Son compinches.
Cada uno de los chicos ha encontrado su lugar en el barco y sus tareas. Inés es protectora por naturaleza. Ella cuida de todos. Martín es el ingeniero. El aprieta botones, enchufa, sabe de aparatos tecnológicos más que nosotros. Y es el encargado de la potabilizadora de agua y de llenar las botellas para beber. Tomás es Don Cabo, juega con cabo que anda suelto y sabe de nudos. Chicote de cabo suelto lo anuda. Claro, no siempre donde uno quiere por lo que a veces tenés que desatar cada galleta!
Saga nos ha cuidado a bordo de nuestro barco como el mejor capitán que es. Recuerdo cuando el último armador para el que trabajó me preguntaba sobre Saga. Caminábamos por Cannes y me quería sacar información sobre la persona que acababa de contratar. Yo solo le dije que acababa de contratar al mejor capitán y que viviría cosas increíbles junto a él. Tres años después vino a decirme que tenía absoluta razón. En las dos cosas que le había dicho. Y nosotros disfrutamos éste año del mejor capitán y también vivimos cosas increíbles. Gracias Capitán.
Y la cocinera – marinera también hizo lo suyo. En el barco se comió siempre, bajo todas las condiciones de mar y viento. Y se comió rico. Y aprendió a cocinar con diferentes materiales y de diferentes lugares. Y aprendió a confiar en sus conocimientos náuticos y aprender mucho, mucho de Saga.
Y queremos seguir navegando. Muchos años más.
Pero también nos dimos cuenta que tenemos un poco de “professional pride” y queremos que el “Express Crusader” esté en óptimas condiciones y para eso se necesitan una de dos: trabajar o ganarse la lotería. Vamos comprando billetes de lotería y mientras también estamos buscando trabajo. Nos quedaremos por el Mediterráneo una temporada más y pondremos al barco como lo queremos tener antes de hacer singladuras mas largas.
No paramos, hacemos una escala larga.